Dos TEmes por un Dobe!

    Comparte
    avatar
    Senpai

    Cantidad de envíos : 410
    Localización : que te importa ewe

    Dos TEmes por un Dobe!

    Mensaje por Senpai el Dom Ago 25, 2013 9:45 am

    CAPITULO VIII
    CONSECUENCIAS DE UN MAL SUEÑO
    Los sueños buenos o malos, son los reflejos de nuestros verdaderos sentimientos

    (pov’s Naruto)
    Los humanos somos seres sentimentales, que usualmente por temor a la sociedad no somos capaces de demostrar lo que sentimos, nuestro único camino para expresarlo son los sueños.

    Los sueños son la demostración del corazón, que se presenta de una forma positiva y maravillosa, pero cuando el corazón está sufriendo y no puede expresarlo, nuestros sueños se convierten en pesadilla.

    ¿Una pesadilla?

    Aquel extraño sueño que fue una pesadilla o un maravilloso sueño.

    ¡Una pesadilla!

    Aun no puedo creer como una pesadilla ha sido capaz de cambiarme, toda esta semana me he encontrado algo intranquilo.

    Los Uchiha, Sasuke y Susuke son mi condena en este mundo, el solo mirar sus ojos, me hacen estremecer y recordar todo aquel sueño.

    ¿Qué hago?

    A penas los veo intento evitarlos, específicamente a Susuke, ya que Sasuke no ha venido a clases estos días.

    Pero mi misión ha sido la causa de seguir a Susuke cautelosamente, mucho cuando el aprovechando la ausencia de su hermano se vengó de ese chico Kabuto

    FLASH BACK
    Llegaba a la escuela con una cara de cansancio y trauma por culpa de aquel sueño extraño, al entrar al aula mi mirada se cruza con la de Susuke.

    En ese momento mi mente volvió a recordar todo el sueño, por intuición di un paso hacia atrás cuando se empezó acercar.

    - Buenos días Kitsune –me mostro su sonrisa de lado-
    - ¿Uchiha? –susurre-
    - ¿Qué te ocurre? –se acerca más a mi
    - ¡Yo! ¡Nada! –me alejo- ¡Me…Me…Me voy a mi lugar! –corro a sentarme, mientras me queda mirando extrañado-

    Toda esa mañana me la pase evitándole, pero luego de receso su mirada se torno algo oscura como que estaba planeando algo, llegada la hora de salida me quede a vigilarlo.

    Susuke se dirigió a la parte trasera de la escuela, donde lo esperaban cuatro tipos, uno de ellos era muy conocido para mí.

    -Kabuto –susurre al verlo-

    Ahora sabía muy bien que planeaba Susuke al reunirse con esos tipos, buscaba venganza.

    - Susuke-kun bienvenido –Empezó hablar Kabuto- Me sorprendió mucho tu invitación o acaso vienes a mí en busca de venganza –se empieza a reír-
    - Cuando te declaraste me negué a salir contigo, por el simple hecho de que no me agradas, y verte metido con mi ototo –su voz se oscureció- ¡Nunca te lo perdonare!
    - Enserio, no me hagas reír –Kabuto le dio la espalda- ¡Acábenlo!

    Los tres tipos fueron contra Susuke, se coloco en posición de pelea, al primero de ellos lo recibió con una patada enviándolo lejos contra la pared dejando inconsciente, al segundo de un solo golpe en el estomago lo tenía a sus pies, al último de un codazo lo tenía en el piso.

    Nunca me imagine que Susuke fuera tan fuerte, se acerca a Kabuto y lo toma del cuello, alzándolo unos centímetros del piso.

    - Escúchame muy bien –rugió en el oído de Kabuto- Nadie, absolutamente nadie en este mundo tiene el derecho de lastimar a mi ototo, por esta vez te perdono, paro la próxima juro que te acabare ¡oíste!
    - Ha…Hai –hablaba entre cortado-
    - Procura no ¡Olvidarlo! –Susuke lanza a Kabuto contra la pared dejándolo inconsciente- Adiós

    Me sorprendió mucho nunca pensé que Susuke fuera tan peligroso cuando se trataba de Sasuke.
    FIN FLASH

    Ese día conocí quien es realmente Susuke Uchiha, una semana ha iniciado y hoy vuelvo a ver a Sasuke, sigo alejado de Susuke, no que pasara cuando…

    ¡Llego!

    A penas ingresa al aula mi mirada cruza con la suya, una sonrisa tierna adorna sus labios saludándome sin emitir una sola palabra, ¡Kuso! Desvió mi mirada porque esa sonrisa me hace recordar el sueño que tuve.

    - Naruto, buenos días –su melodiosa voz llega a mis oídos, alzo la mirada y me encuentro otra vez con su sonrisa-

    Perdóname Sasuke.

    - Hola –respondo secamente-
    - ¿Eh? –Me mira sin entender mi actitud- Yo…me voy a sentar.

    Por un momento pude ver como sus hermosos zafiros se opacaron por mi culpa, pero esto es lo mejor lo que siento por él es incorrecto, además mi sueño no me permite mirarlo a los ojos sin pensar en tenerlo debajo mío.

    Sé que mis palabras le dolieron, tanto como a mí.

    (pov’s Sasuke)
    Por primera vez en mi vida era feliz por volver a la escuela, tras un largo encierro en mi casa, volvía a sentir la libertad.

    ¿Creen que exagero?

    Pues se equivocan, durante todos estos días mi familia se había dedicado a sobre protegerme y mantenerme prisionero en mi habitación para facilitar mi recuperación, tras todo lo sucedido he tomado una gran decisión.

    La próxima vez que juegue, abriere muy bien los ojos para no salir lastimado.

    Hoy fui el primero en despertar muy emocionado por ir a la escuela, en casa no querían que venga pero igual ahora estoy pasando la puerta de la escuela.

    - Ototo eres raro –comenta Susuke-
    - ¿Raro? ¿Por qué? –lo miro-
    - Simple, eres raro por emocionarte por volver a la escuela, yo de ti me quedaba en casa
    - Eso lo dices porque no fuiste tú el que paso en cama tantos días
    - Como sea

    Continuamos nuestro camino, al ingresar al aula me encontré con la mirada de Naruto, en ese momento recordé nuestro casi beso, le sonreí pero el volteo su mirada, decido acercarme a saludarlo como es debido.

    - Naruto, buenos días –le saludo mostrando una sonrisa sincera, su mirada se encuentra con la mía-
    - Hola –responde secamente-
    - ¿Eh? –Su voz me dejo confundido y mal- Yo…me voy a sentar.

    No entendí bien lo que había pasado, me acerco amablemente a él, soy recibo de una manera seca y distante, odio cuando soy tratado así, en especial cuando viene de alguien que considero importante.

    - ¿Qué te pasa? –pregunta Susuke al verme decaído-
    - Nada.
    - Sasuke –me mira con firmeza- A mi no me engañas ¿Qué paso?
    - Me acerque a saludar a Naruto y… -bajo la mirada-
    - ¿Y?
    - Me respondió frío y distante –contesto decaído-
    - Ya veo, últimamente lo he notado diferente, tranquilo ototo veraz que pronto se le pasa –me anima-
    - Hai

    Aunque mi aniki dijo que pronto se le pasara, no me gusta estar distanciado de un amigo, eso es algo que siempre me ha desagradado.

    - ¡Alumnos muy buenos días!
    - ¿Eh? –alzo mi mirada- ¿Oro-sensei?

    Frente a mis ojos se encontraba uno de mis sensei preferido.

    (pov’s Naruto)
    Soy un bastardo, un miserable, un tarado, un animal, un malagradecido, un maldecido, un idiota, un estúpido, un…un…

    ¡SOY UN DOBE!

    Soy de lo peor no merezco perdón por ver tratado mal a Sasuke, él no se lo merece.

    - ¡Alumnos, muy buenos días! –Ingresa un maestro muy animoso, alzo mí mirada lentamente-
    - ¿Oro-sensei? –Escucho a Sasuke-

    No podía creer lo que mis ojos veían, era él, aquel hombre que era enemigo de Konoha.

    - ¿Orochimaru? –susurro asombrado-

    Cuando esta misión inicio mi padre me mostro la fotografía de este tipo, son idénticos pero a la vez se nota una diferencia.

    - Mis chicos estoy tan feliz de verlos –El sensei mostraba una gran sonrisa-

    Miraba a mis compañeros y todos se mostraban muy felices de ver al sensei, todos me dejan intrigado con su presencia.

    - ¡Namikaze!
    - ¿Eh? –me sobresalte por su grito, y mucho más al tenerlo enfrente mío-
    - ¡Tú eres Namikaze Naruto! –sus ojos mostraban un brillo muy especial-
    - Yo….si –respondo asustado-
    - Kakashi-kun me hablo de ti ¡Bienvenido! –me abraza eufóricamente-
    - Gracias –susurro asustado-

    ¡Qué miedo!

    ¡Ayuda! ¡Por favor! ¡Alguien que me salve! ¡Ahhh!

    ¿Exagero?

    No, por primera vez en mi vida siento tanto miedo por un abrazo, esto es peor que abrazar a la Tía Lupita

    Si este es el castigo por lastimar a Sasuke, bien merecido me lo tengo, pero creo que a Kami se le paso la mano con su castigo

    -Mis queridos alumnos –se aleja de mí, ¡Bendito sea el cielo!- Hoy trabajaremos en parejas

    ¿Parejas?

    - Realizaremos un sorteo cada alumno se acerca y sacara un papelito –sonrie de una forma extraña-

    El sensei mostro una bolsita dentro de ella papeles con números, uno a uno empezamos a pasar para sacar uno de ellos, por mi parte saque el número siete, todos mis compañeros averiguaban con quien les tocaba.

    ¿Quién será mi compañero o compañera?

    (pov’s Sasuke)
    Oro-sensei es una persona que tiene muchos haces bajo la manga, a él le gusta mucho hacer los trabajo en grupo, al pasar a tomar el papelito me toco el grupo siete.

    ¿Quién será mi compañero?

    Lo más seguro nuevamente me toca con mi aniki. Todos los maestros siempre quieren separarnos y hasta el día de hoy lo han logrado.

    - ¿Qué número tienes aniki? –lo miro esperando su respuesta-
    - Tengo el cinco –me mira-
    - ¿Cinco? –me asombro estamos separados-
    - ¿Cuál tienes, acaso no es el cinco?
    - No, tengo el siete –susurro- Estamos separados

    Pude observar como los ojos de mi se abrían por el asombro, era normal verle así por primera vez en toda nuestra vida escolar éramos separados en una tarea.

    - Nos…separaron –susurro extrañado-
    - Si

    Se escuchara exagerado incluso tonto, pero para gemelos lo que sentíamos en este momento era algo muy extraño, nos habían separado.

    - ¡Chicos! -la voz del sensei nos saco de nuestros pensamientos- El trabajo consiste en escoger un país y hablar sobre su Cultura Antigua para el trabajo si desean puedes salir del aula, ahora veremos cómo quedaron las parejas, los que tienen el numero uno

    - ¡Yo! –Se levantan Sakura y Hinata-
    - Chicas si desean pueden salir –Dicho este las dos salieron- Los que tienen el número dos.
    - ¡Yo! –Se levanta Gaara, con Sai-
    - Chicos salgan, el número tres.

    Uno a uno se levantó para salir.

    Los numero tres fueron, Neji y Tenten
    El cuatro Shino y Kiba

    Ahora le tocaba a mi aniki.

    - Número cinco
    - Yo –mi aniki se levanto de mala gana-
    - ¿Quién más tiene el cinco? ¿Sasuke-kun? –me mira-
    - No, no soy el cinco –conteste-

    - ¡QUEE!! –Toda el aula grito ante el anuncio-

    - Increíble –susurro el sensei asombrado- ¡Los separe! –Grito emocionado- ¡Soy el primer maestro que los separa!
    - Jiji –reí ante su comentario más de uno intento alejarnos-
    - ¿Quién es el cinco?
    - Yo –se escucho atrás-
    - ¿Lee? Ven hijo acércate.
    - ¡Lee porque a mi! –mi aniki se daba contra el escritorio literalmente-
    - Te compadezco –susurro-
    - Hmp –se levanta algo enojado-

    Luego de su partida salieron el grupo seis, Shikamaru con Ino, ahora me tocaba a mí.

    - Número siete
    - Yo –me levanto-
    - ¿El compañero de Sasuke-kun? –Estaba ansioso por conocer a mi compañero-
    - Yo –escucho a mis espaldas, volteo-
    - ¿Naruto?

    Mi sorpresa fue muy grande, Naruto era mi compañero hoy en la mañana no nos fue nada bien con el saludo, solo espero que ahora como pareja de trabajo se le quite lo amargado.









    Me equivoque.

    Nunca en mi vida me he sentí tan incomodo con en este momento.

    Desde el momento que este trabajo inicio me ha evitado completamente además solo me mira de una forma fría e indiferente acaso aquel acercamiento no valió nada para él, solo jugó conmigo.

    Aunque él no lo crea en estos días he estado pensando sobre aquel instante.

    - ¿Qué país escogemos? –Me pregunta fríamente-
    - No se –susurro-
    - Veamos –revisa el libro- ¿Qué tal Egipto?
    - Está bien

    No me siento bien estar así con alguien, odio ser tratado con indiferencia, a mi propio hermano le he corregido su forma de ser, al menos conmigo

    - Debemos ir a la biblioteca para investigar sobre el país.
    - Basta –susurro-
    - ¿Eh?
    - Basta –lo miro-
    - ¿Qué pasa?
    - ¡Basta! ¡Deja de tratarme así! –Grito-
    - ¿Sasuke?
    - ¡Odio ser tratado con indiferencia! –Lo miro directamente- Estas así por lo de ese día, cuando me acerque no era por reclamar ¡Demonios Naruto! ¡Todos estos días! He pensado en ti –bajo la mirada-
    - Sasuke yo…
    - ¡Yo que! –lo interrumpo- Sabes que olvídalo, es mejor olvidarlo –me levanto-
    - ¡Sasuke espera! –siento como su mano me detiene- No te vayas
    - Déjame –susurro-
    - Perdóname
    - Yo… -quede mudo al sentir sus brazos rodeando mi cintura, me abrazaba por detrás-
    - Se que fui un idiota, es solo que –se queda un momento callado- Perdóname.
    - Yo –no sabía qué hacer me debatía entre perdonarlo o no-
    - Por favor

    Me encontraba en un verdadero dilema y su abrazo no ayudaba mucho.

    Perdonarlo o no.

    (pov’s Naruto)
    Desde el momento que tuve ese extraño sueño sabía perfectamente que me iba a traer problemas, mi suerte estaba en mi contra yo que quería evitar a los Uchiha, y me gano como compañero a Sasuke.

    Intentaba mantenerme firme con mi postura agria y fría, pero sabía perfectamente que esa actitud tarde o temprano Sasuke la odiaría.

    Había explotado, Sasuke libero todo lo que sentía en ese momento por mi culpa, ahora era yo quien pedía perdón por mi actitud.

    Mi mente exigía que me aleje, mi corazón que lo abrace con más fuerza.

    - Se que fui un idiota, es solo que –No podía decirle que por un estúpido sueño estaba así- Perdóname –solo me limitaba a repetir-
    - Yo –Se quedaba callado analizando mis palabras-
    - Por favor –rogué nuevamente-

    Nunca antes le había rogado a alguien esta era la primera vez, pero Sasuke lo vale todo.

    No porque me deje llevar por los sentimiento que me produjo este sueño, solo fue un sueño y hay debía quedarse no afectar en mi vida de esta forma, ahora solo espero que Sasuke sepa perdonar mi mala actitud por él.

    Los sueños son sueño y no realidad.

    CONTINUARA.......


    ____________________________________________________________________________
    ~Ser la presa o el cazador...¿que lado eliges?

      Fecha y hora actual: Dom Dic 09, 2018 6:57 pm