Los pequeños ninjas crecen ♦ II

    Comparte
    avatar
    Ms. Ro
    Wolhaiksong
    Wolhaiksong

    Cantidad de envíos : 3578
    Localización : Piso Oculto ♪

    Los pequeños ninjas crecen ♦ II

    Mensaje por Ms. Ro el Miér Dic 25, 2013 8:26 pm

    Los pequeños ninjas crecen ♦ II



    Recuerdo


    Un día más en su vida, estaba en las afueras de la aldea entrenando. Lanzaba sus kunais a las dianas, fallando la gran mayoría y los que lograron acertar no se acercaban al centro… era frustrante. Con un largo suspiro se dejó caer de espalda viendo el hermoso cielo azul que se extendía mucho más allá.

    - Quizás… Fuu-chan tenga razón… necesito un sensei – se dijo cruzando sus brazos – Ella solo habla del suyo… Vallo-sensei, Vallo-sensei, Vallo-sensei… - la imito cuando nombro al famoso ninja de la niebla – Sería realmente asombroso tener a alguien como él para enseñarme… Fuu-chan tiene tanta suerte… - suspiro nuevamente dando vueltas por el piso – Espero no siga enojada conmigo… - pensó al recordar la pequeña pelea que habían tenido por la mañana.

    Cuando Fuu le sugirió que necesitaba un sensei o sino sus habilidades ninjas nunca mejorarían él pensó la mejor idea de todas. Le propuso a su gélida amiga que compartieran al suyo, que tal vez si ella le preguntaba al famoso ninja si podía entrenarlo él jamás se negaría; serían compañeros, serían mucho más unidos que antes y sería tan divertido pasar más ratos juntos. Sin embargo la reacción de la peliazul fue totalmente diferente a lo imaginado. Ella se molestó, se molestó mucho; le dijo que Vallo-Oh solo era de ella, que él solo la entrenaría a ella, que no lo compartiría; que nunca pensará en intentar quitarle a su sensei porque jamás se lo perdonaría.

    - Supongo que si tuviera un sensei tan genial como ese tal Vallo-Oh tampoco querría compartirlo – dijo tratando de justificar a su amiga – Igual no necesito a nadie, yo puedo solo… si, yo puedo solo – comento cerrando sus ojos y perdiéndose en los brazos de Morfeo.

    Tobii estaba teniendo un buen sueño, un sueño que tenía como protagonista a Romi-chan; estaban en un día de picnic, ella había cocinado para él y él estaba disfrutando de todo y cada uno de sus platillos. Un sueño perfecto hasta que el suelo empezó a temblar, todo estaba temblando, cuando alzo su vista a Romi ya no estaba ahí, todo se volvió negro y luego blanco.

    - Romi-chan, Romi-chan, Romi-chan – murmuro abriendo sus ojos que inmediatamente tapo con sus manos por la incomodidad de la luz – Solo fue un sueño – se dijo levantándose hasta quedar sentado.

    - ¿Estabas soñando con tu novia? – le pregunto amablemente una voz masculina. Tobii volteo rápidamente a verlo – Lamento haberte despertado, como vi tus heridas creí que podrías necesitar ayuda – se disculpó el joven.

    - Yo… eh… no, no… no es mi novia – comento sonrojándose, causando que el muchacho alzara una de sus finas cejas negras.

    - Pero… ¿te gusta? – le cuestiono al ver su reacción.

    - ¡Sí! No, no, ella es mi amiga, una buena amiga, las amigas no te gustan solo te agradan… si, ella es mi amiga – dijo rápidamente, intento levantarse pero las heridas que se había hecho con los kunais al entrenar le pasaban factura.

    - Una amiga – hablo el joven.

    - Si, una amiga – repitió Tobii.

    - Una buena amiga – hablo de nuevo el joven.

    - Si, una buena amiga – repitió Tobii.

    - Una buena amiga que te gusta – hablo el joven.

    - Si, una buena amiga que me gusta – repitió Tobii.

    - Se nota – le dijo el joven sonriendo afablemente. Tobii se le quedo viendo por un minuto hasta que se dio cuenta de lo que había dicho.

    - ¡Noooo! – se sonrojo – Yo… tu… yo… es… tu… amiga… ¡Me engañaste! – lo apunto con su dedo índice indignado.

    - Tal vez eres tú el que se intenta engañar – dijo con total serenidad acercándose a Tobii.

    - Eeeh… - apenas logro decir al verlo sentarse a su lado - ¿Qué intentas hacer? – le pregunto cuando lo vio sacar una cajita de algún lado.

    - Ayudarte, si se infecta te dolerá horrores – le respondió abriendo la caja, la cual estaba llena de cosas básicas para los primeros auxilios – Usaría ninjutsu médico, pero realmente soy fatal en ellos – explico mientras limpiaba las heridas de Tobii, y las vendaba.

    - Gra-gracias – musito el niño mientras detallaba mejor al muchacho que lo ayudaba.

    Vestía ropas ninjas, y podía ver su banda que lo identificaba como un ninja de la niebla. Su cabello era completamente negro, tan negro que causaría envidia a la noche. Sus ojos azules, no eran como los de Romi o Fuu, estos eran un azul tan azul y profundo que congelaría a cualquiera. Su piel, se veía tan pálida como si nunca el sol se hubiese posado sobre ella. Él le recordaba a sus amigos del Clan Yuki.

    - Listo, con esto estarás bien – dijo mientras colocaba la última bandita - ¿Puedes caminar? – le pregunto mientras se levantaba.

    - Eeeh, si, gracias de nuevo – dijo Tobii pero cuando intento incorporarse sus piernas le fallaron cayendo de nuevo al suelo.

    - Mmm, no estás bien. Parece que te gusta mentirte – le dijo sonriendo mientras negaba con su cabeza – Te llevare en mi espalda hasta la aldea, no creo que puedas caminar, no estando tan cansando – sugirió inclinándose al tiempo que le daba la espalda para que él niño se subiera – Súbete – le dijo.

    Tobii pensó en negarse pero la verdad es que no podía caminar hasta la aldea, y no quería que la noche lo tomara fuera de esta; por lo que se subió a la espalda del pelinegro.

    - Gracias… nuevamente – le dijo mientras el pelinegro empezaba a caminar rumbo a la aldea.

    - De nada – le respondió. Pasaron algunos minutos en silencio - ¿Dónde estaba tu sensei? Dejarte practicar sin supervisión con los kunais es irresponsable, pudiste hacerte mucho daño – pregunto.

    - Yo, eh… no tengo sensei – le dijo Tobii mientras soltaba un leve suspiro.

    - ¡Oh! – fue lo único que salió de los labios del joven pelinegro.

    - No lo necesito, yo puedo hacerlo solo – dijo sonando lo más autosuficiente que podía sonar yendo sobre su espalda.

    - Entiendo. ¿Cómo te llamas pequeño amigo? – pregunto el joven.

    - Tobii… ¿y tú no tan pequeño amigo? – le devolvió la pregunta.

    - Tobii… mmm – repitió el pelinegro.

    - ¿También te llamas Tobii? Es una graciosa causalidad – dijo sorprendido el niño.

    - Jejeje, no, no me llamo Tobii… tu nombre se me hizo familiar, solo fue eso – le dijo entre risas.

    - ¿Familiar? Mmm ahora que lo recuerdo, tú… te pareces mucho a varios de mis amigos… - pensó en alta voz Tobii.

    - Déjame adivinar… Romi, Joe y Fuu-san… - comento el joven.

    - Si, a ellos. ¿Los conoces? Bueno, obviamente los conoces… - musito sin saber cómo explicarse.

    - Si, los conozco. Formamos parte del mismo clan. También soy un miembro del Clan Yuki. Ellos hablan mucho sobre ti… - le respondió causando curiosidad en el chico.

    - ¿De verdad hablan de mí? ¿Qué dicen? No, alto; ya me imagino que dice Joe de mí, y no es cierto… se lo que sea que él haya dicho no es cierto – se defendió.

    - Jejeje Joe dice que no puedes soportar el frio, que tus dientes siempre rechinan cuando no llevas la bufanda de Romi – hizo una pausa cuando nombro a la chica, y Tobii recordó la conversación que tuvieron cuando se despertó sobre si le gustaba su amiga haciendo que se pusiera rojo por suerte iba a su espalda y no podía verlo – Romi dice que eres un buen amigo, muy bondadoso y justo; ella te admira – pauso nuevamente – Y Fuu-san, ella realmente te quiere mucho, aunque esta mañana parecía que quería ahorcarte… supongo que pelearon - comento finalizando sus palabras.

    - Si, peleamos – confirmo dejando mostrar su afligimiento por ese acontecimiento – Yo la hice enojar, le dije… yo… - se calló no quería decirlo.

    - Los amigos pelean, es normal – le comento al verlo cabizbajo - ¿Sabes que creo, Tobii-san? – le pregunto al chico llamando su atención – Mientras se tengan el uno al otro todo estará bien, no necesitaran más… solo confiar en su amistad para que puedan vencer cualquier obstáculo – pronuncio guardando silencio un segundo – Ahora que te conozco, puedo entenderlo mucho mejor. Se complementan, y aunque separados serán temibles shinobis juntos serán invencibles. No dejes que una pequeña discusión o caminos ninjas distintos los separe – dijo concluyendo al tiempo que entraban a la aldea y se detenía para bajar a Tobii de su espalda - ¿Ya puedes caminar, Tobii-san? – le pregunto.

    - Sí, yo… si – dijo colocándose de pie – Muchas gra-gracias – comento, no sabía que responderle al joven, no sabía como tomar sus sabias palabras nadie jamás le había dedicado nada igual.

    - Debo irme, ten cuidado la próxima vez cuando entrenes con los kunais – pronuncio dándole la espalda y emprendiendo su camino – Y recuerda, todos fallamos pero solo los débiles se esconden tras ello. Si algún día necesitas un consejo buscame, solo debes preguntar por Vallo-Oh – concluyo a la par que desaparecía.



    …………………………..



    - Es hora de que pagues por tus fallos, Tobii-san – comento Vallo-Oh mientras tomaba a Kusannagi la cual se había clavado en el suelo frente a Tobii.

    El ninja extrajo la espada, tomo impulso y ataco al de orbes violáceos. Cuando la espada estuvo a punto de clavarse en su cuerpo Tobii la sujeto con una de sus manos. Alzo la cabeza y fijo sus ojos sobre el pelinegro.

    - Ventisca de Cristal – murmuro a la par que con su mano libre enviaba lejos a Vallo-Oh – No toques… mi espada – dijo apretando con fuerza el filo de esta – Y sea quien seas no te atrevas a usar a mis seres queridos… nunca te lo perdonaré – grito alzando su cabeza, y sujetando a su espada por el mango – Despierta Kusannagi – susurro haciendo que la espada brillara, luego la agito 4 veces – Desaparezcan de mi vista – dijo y como si sus palaras fueran ley los 4 shinobis se volvieron polvo, pero estaba vez no solo fue de hielo, también habían rastro de oscuridad.

    Tobii se dejó caer sobre su rodilla izquierda, el verlos a todos ellos fue demasiado; era como si trataran de volverlo loco con sus propios miedos, con su oscuridad. Con el reverso de su mano limpio las lágrimas, no debía dejarse atormentar. El pasado era solamente eso,  sus amigos decidieron por ellos mismos lo que deseaban… no era culpa.

    - Debo continuar – se dijo levantándose y caminando hacia el pasillo; pero la verdad es que no sabía a donde ir hasta que vio que una sombra paso a lo lejos entonces la siguió – Detente ahí – le exigió, y cuando cruzo al final del pasillo se encontró con otra escalera y en la parte alta la vio a ella – Fuu-chan… fuiste tú… - musito sin poder creer que todo eso lo había hecho su ex compañera de aldea.




    ____________________________________________________________________________

    ¡¡¡Traemelo aquí ahora, voy a sacudirle su banana!!!

    avatar
    tobii
    Wolhaiksong
    Wolhaiksong

    Cantidad de envíos : 1423

    Re: Los pequeños ninjas crecen ♦ II

    Mensaje por tobii el Miér Dic 25, 2013 10:53 pm

    Fuu por que tenias que incluir eso del pleito por vallo-oh
    aun no lo e superado
    * mirada matadora *

    me no se por que el recuerdo de Romi de atormenta
    aun después de 3 años, eso es un tabú

    pero otra vez ese flashblack me mato
    todo lo que joe dijo es mentira lo juro!
    y hasa me subi en la espada de vallo-oh
    me fui de caballito jajajajaja algo nunca visto en mi en los fan fics

    Me gusto ambas parte se apoderaron de mi
    a tal grado que exijo una tercera parte ¬¬!

    avatar
    Laxus

    Cantidad de envíos : 4586

    Re: Los pequeños ninjas crecen ♦ II

    Mensaje por Laxus el Jue Ene 02, 2014 7:13 am

    Muy buenos tus fics fuu..lástima que no escribas tanto.


    ____________________________________________________________________________

    I love Lucy!!!
    avatar
    Maguro

    Cantidad de envíos : 6

    Re: Los pequeños ninjas crecen ♦ II

    Mensaje por Maguro el Miér Sep 16, 2015 8:00 pm

    Me he leido 9 fics y este es uno de los mejores hasta ahorita Dx!

    Contenido patrocinado

    Re: Los pequeños ninjas crecen ♦ II

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Sáb Oct 20, 2018 10:13 am